¿Cómo lavar tus extensiones?
¿Cómo lavar tus extensiones?

Actualizado (6 de abril 2019): La bella @karlaa_aviles nos ayudó a grabar para vos un vídeo en el que te explicamos los pasos recomendados para lavar tus extensiones. ¡Revísalo y déjale un comentario haciéndole saber que lo viste por acá!

Muchas de mis chic@s me preguntan cómo lavar las extensiones. Pues es súper fácil y no hay nada de que preocuparse. Lo primero que debes saber sobre el lavado de extensiones, es que el cabello de nuestras extensiones no suele ensuciarse tanto como nuestro cabello natural. Esto se debe a que las extensiones no reciben los nutrientes (la grasita para ser más sencillas) que nuestro cuero cabelludo suele estarle dando a nuestro hermoso cabello natural, y esto es por no estar permanentemente en nuestra cabeza. Así que debemos lavarlas menos seguido que lo que estamos acostumbradas, esto puede ser cada 22 días, cada mes o cada vez que lo sientas necesario. Obviamente si te vas de fiesta y vuelves con ese olor a cigarro o te llenaste de algo, pues tendrás que lavarlas. O si vas a la playa, de fijo necesitarás lavarlas después de para nutrirlas.

Ahora bien, a lo que vinimos: Nuestras extensiones son de cabello 100% natural, entonces se lavan como si fuésemos a lavar el nuestro.

El shampú y acondicionador que utilicemos no es nada muy especial, puedes aprovechar del mismo que usas usualmente.
El shampú y acondicionador que utilicemos no es nada muy especial, puedes aprovechar del mismo que usas usualmente.

Lo primero que vamos a hacer es desenredar el cabello. El mejor cepillo para desenredar y no reventar las puntitas es el Tangle Teezer. Cepilla esas extensiones hasta no dejar ningún nudo y que se sienta sedoso.

El shampú y acondicionador que utilicemos no es nada muy especial, puedes aprovechar del mismo que usas usualmente. En mi caso, yo amo utilizar estos de coco de la marca OGX por el olor tan delicioso que le deja al cabello. Si deseas puedes utilizar alguno que mantenga el color o para cabello químicamente tratados, pero eso sería de tu elección.

Sumerge si puedes, hasta que queden bien húmedas.
Sumerge si puedes, hasta que queden bien húmedas.

Remoja cada una de las piezas con agua tibia, una por una, con abundante agua, y sumerge si puedes, hasta que queden bien húmedas.

Con una mano debes sujetar bien la parte de arriba de las extensiones, es decir donde se encuentran los clips, esto con la intensión de que no se suelte el cabello innecesariamente. Las piezas vienen con un encaje que mantiene cada hebra de cabello en su lugar, pero cuando el cabello se moja es mucho más fácil que éste se suelte. Así que sostén bien con una mano, mientras que con la otra aplicas el shampú. Añádelo como se muestra en la fotografía siguiente: de arriba hacia abajo, tratando de no hacerlo al revés para no enredar el cabello. Si necesitas restregar el cabello, hazlo suave y en la misma dirección (siguiendo la caída natural del cabello).

Si necesitas restregar el cabello, hazlo suave y en la misma dirección.
Si necesitas restregar el cabello, hazlo suave y en la misma dirección.

Añade agua y remueve el shampú de cada pieza. Puedes hacerlo un par de veces si deseas. Si es la primera vez que lavas tus extensiones, es normal que el cabello suelte algún color y el agua se vea amarilla o café, así que no te asustes, ésto suele pasar solamente la primera vez que las laves.

Luego de dejarlas bien limpiecitas, será hora de ponerles el acondicionador. Éste paso es súper importante, ya que el acondicionador es el que le dará nutrientes necesarios para que se mantengan suaves y sedosas. De nuevo, una mano debe sostener el encaje con los clips y la otra aplicar el acondicionador. La única diferencia es que no las lavaremos inmediatamente. Lo recomendable es dejar el acondicionador actuar de 5 a 10 minutos, para que el cabello absorba el producto.

Lo recomendable es dejar el acondicionador actuar de 5 a 10 minutos, para que el cabello absorba el producto.
Lo recomendable es dejar el acondicionador actuar de 5 a 10 minutos, para que el cabello absorba el producto.

Al pasar el tiempo de espera, remójalas de nuevo y elimina el exceso de producto, hasta que no se sientan grasosas sino limpiecitas. Después del acondicionador puedes aplicarle alguna mascarilla, tratamiento, crema hidratante, o cualquier producto que te parezca apropiado.

Sécalas suavemente con una toalla, esto es solamente para eliminar el exceso de agua del cabello.

Sécalas suavemente con una toalla.
Sécalas suavemente con una toalla.

El detalle más importante: las dejaremos secar al aire libre, no utilizaremos secadora del todo. Si te urge, sécalas no hay problema, pero lo mejor es dejarlas secar naturalmente. Así, no le agregamos calor innecesario al cabello. Recuerda que es cabello natural y el calor lo daña igual que al nuestro y tarde o temprano saldrán las famosas “florcillas” si no las cuidamos mejor.

Lo mejor es utilizar uno de nuestros ganchos de almacenamiento para sostenerlas mientras secan. Si no tienes uno, puedes ponerle prensas de ropa a cualquier gancho convencional y te servirá igual. Dependiendo de la cantidad de piezas, necesitarás más de un gancho para colocarlas todas sin que unas se traslapen con otras, para que se sequen mejor.

Lo mejor es utilizar uno de nuestros ganchos de almacenamiento para sostenerlas mientras secan.
Lo mejor es utilizar uno de nuestros ganchos de almacenamiento para sostenerlas mientras secan.

Importante: no las peines, así a como están las vamos a dejar secar, no importa si están enredadas o se ven onduladas, no las cepilles nunca cuando están mojadas porque se caerá más cabello que si estuvieran secas.

Te recomiendo lavarlas tarde en el día, porque así las dejas secar toda la noche y el otro día amanecen sequitas y preciosas.

Una vez secas por la mañana, puedes plancharlas y estilizarlas, y notarás la diferencia de tener las extensiones recién lavaditas y listas para nuevas aventuras 🙂

Comparte:

Escribe un comentario

X